Alimentos medicamento: Las algas

Algas

Alimentos medicamento: Las algas

Desde hace siglos, el consumo de algas se produce de forma habitual en poblaciones costeras de diferentes lugares del mundo. Recientemente su consumo se ha popularizado mucho debido a sus virtudes alimentarias y “medicinales”, de tal modo que se puede afirmar que el consumo de algas se ha convertido en un alimento de moda. Pero, ¿cuáles son los beneficios concretos que aportan? ¿son realmente alimentos medicamento?
Cada vez son más los estudios de diversas universidades de prestigio internacional que reconocen y demuestran el valor nutritivo de las algas comestibles. Numerosas investigaciones apuntan propiedades beneficiosas de diferentes especies de algas en la alimentación como un excelente suplemento nutricional.

En las zonas donde más algas se consumen, la gente es más longeva y goza de una buena calidad de vida, lo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que la riqueza nutricional de las algas puede llegar a ser hasta veinte veces mayor que la de cualquier otro vegetal. Además, las algas son muy poco calóricas, tienen un contenido escaso en hidratos de carbono y grasas y son ricas en otros nutrientes minerales como el calcio y el hierro, contienen prácticamente todos los oligoelementos, vitaminas, aminoácidos y enzimas. Según la medicina tradicional china, las algas son un alimento con propiedades medicinales muy completas. Su consumo en pequeñas cantidades se podría comparar con una oligoterapia gracias a sus efectos depurativos en el organismo al concentrar gran cantidad de pigmentos con propiedades antioxidantes.

De hecho se aconseja que siempre que se coma un alimento constituido por proteína animal se acompañe de una pequeña cantidad de algas para ayudar a eliminar los tóxicos que pueda contener (sobretodo pescados). Su contenido en alginatos y fucanos permite que los nutrientes se absorban de forma paulatina y que se retengan los tóxicos no deseados.

Hay que destacar también que las algas regulan el tránsito intestinal ya que absorben agua y tienen un efecto antiinflamatorio en la mucosa gástrica e intestinal. La ingesta habitual de fucanos puede contribuir a la prevención de enfermedades cardiovasculares.

La ingesta habitual de algas se ha asociado también a efectos beneficiosos a nivel renal y a la optimización de diversas funciones vitales y tejidos orgánicos como la estructura ósea, la médula ósea y el aparato reproductor. Interviene también en los mecanismos de regulación de secreción hormonal interna.

Cabe añadir que tienen capacidad (sobre todo el alga Kombu) para facilitar las digestiones de alimentos ricos en fibras insolubles, como pueden ser las legumbres. Esto facilitaría la tolerancia y el consumo de estos alimentos en personas que de otra manera no los tolerarían.

Neus Elcacho, dietista integrativa y coach nutricional

www.neuselcacho.com

Compartir esta publicación

Publicaciones relacionadas