Cómo tratar y evitar gripes y resfriados

Gripes y resfriados: Infusión de eucalipto

Cómo tratar y evitar gripes y resfriados

Cada invierno las gripes y resfriados parece que sean más fuertes o que se adapten mejor. Por ello nuestra única opción es prepararnos, hacernos más fuertes, inmunizarnos mejor y tener las herramientas para combatirlas de forma natural sin agotar a nuestro organismo.

Muchas veces en estos casos se acaba dando antibióticos, que nos debilitan y dejan completamente desprotegidos de las bacterias buenas de nuestros intestinos, y a la vez de todo nuestro organismo. Cuando tomamos antibióticos también nos predisponemos más a una infección por cándida, un problema que puede convertirse en recurrente y muy complicado de eliminar completamente.

Tanto para prevenir como tratar gripes y resfriados, lo más importante es seguir una dieta sana y limpia que permita al organismo no tener doble trabajo de detoxificación y a la vez, combatir el resfriado o gripe.

Es importante no abusar del alcohol, las grasas saturadas, los fritos, los azúcares, los refinados, los productos preparados e intenta dormir el máximo de horas posible.

Sabemos que a ciertas alturas ya no tenemos a nuestros padres para que nos traigan una infusión calentita o la cena a la cama, pero comer bien durante el proceso es muy importante, si lo haces puedes ayudar a que los síntomas disminuyan o no empeoren; y al revés.

Cómo prevenir

El déficit de vitamina D o zinc puede generar una disminución del sistema inmune, por lo que es importante vigilarlos en una analítica de sangre y suplementarlos si fuera el caso, sobretodo en invierno.
Los alimentos probióticos te aportarán diferentes tipos de bacterias beneficiosas para nuestros intestinos que ayudarán a protegernos contra virus y hongos. Lo son el chucrut, los encurtidos, el quéfir, el te kombucha, la sopa miso, el tempeh…
Hay plantas como la equinácea, el tomillo, el eucalipto, el llantén, la menta y la raíz de jengibre que no sólo te harán más fuerte ante este tipo de enfermedad sino también mejorarán tu respiración, mucosidad y dolor.
Con una buena depuración después de los excesos navideños, obtendrás un medio interno que funcionará mejor y más eficazmente y le será más fácil combatir cualquier infección.

Cómo tratar

– Intenta tomar el máximo de alimentos ricos en vitamina C: cítricos, fresas, kiwis, pimiento, perejil…
– Si puedes hacerte con un humidificador o difusor de aceites esenciales, ten bien cerca también los de eucalipto, menta, lavanda o romero para ayudar a respirar mejor.
– Si hay dolor, hazte amiga de la cúrcuma, el harpagofito y la árnica.
– En caso de cansancio, el polen te será de gran ayuda.
– Como antibiótico natural, prueba las perlas de orégano o el ajo (si es negro mejor).
– Para la garganta dolorida o irritada, te irá muy bien el spray de própolis, las gárgaras de bicarbonato o limón y miel, y poner una cebolla abierta en la mesita de noche.

Neus Elcacho. Dietista integrativa y coach nutricional www.neuselcacho.com

Compartir esta publicación

Publicaciones relacionadas